Efecto Palanca, el colmo de la rutina

efecto palanca: el colmo de la rutinaLas relaciones de pareja suelen pasar por distintas etapas, cada una de ellas con sus propias caracteristicas. Vamos a fijarnos y comentar una especialmente que me llama la atención, ya que tiene un denominador común: es previsible. Por ello y si se dan las circunstancias apropiadas se pueden paliar sus efectos evitando malas experiencias y evitando consecuencias que tal vez sean denifitivas e irreversibles.

El oxígeno nos da la vida, pero a su vez nos mata poco a poco oxidando nuestro cuerpo, así la rutina nos oxida la vida diaria  y aunque se nos permite cierta improvisación, la realidad nos enseña que hasta los bebes exigen su propia rutina.

Sabiendo esto, y al igual que tomamos medidas oportunas en nuestra alimentación o hábitos de vida para ralentizar el envejecimiento, es decir para evitar los efectos de la oxidación, debemos tomar las medidas oportunas para que nuestra relación no se oxide. Aunque el final es inevitable  no cesaremos en el empeño de atrasarla cuanto más mejor.

Cuando la relación pasa por un momento de hartazgo, de cierto rechazo o se tiene la sensación de que realmente ya se ha llegado al límite, se tiende a la busqueda de algún cambio, con lo que se activan los receptores para encontrar una vía de escape. Es entonces cuando aparece un “ALGO” o un “ALGUIEN” externo: un hecho afortunado o desafortunado o bien una tercera persona en la que se proyecta la salvación buscada.

Si el “ALGO” es un hecho afortunado o desafortunado, entonces es que se ha producido un reseteo del ordenador principal de tu cerebro y no es capaz de reiniciar bien el sistema por lo que se exige instalar nuevos programa ya que los que había instalados  no funcionan bien.

Si es un “ALGUIEN”, la cosa cambia, la insatisfacción en la que se vive día a día con la actual pareja hace que veamos esa persona externa como una verdadera ráfaga de aire fresco, que nos hace revivir sensaciones, ya casi olvidadas, haciendonos retroceder décadas envolviendonos en un enamoramiento de adolescente. Es entonces cuando guiados por este espejismo se toman decisiones precipitadas, como la de romper con la actual pareja para entrar en una nueva relación. Pues…, se acaba de producir “El Efecto Palanca“, una “tercera persona” que nos ha sacado de la monotonía y ejercido la suficiente presión para sacarnos de la anterior relación.

Pero este Efecto Palanca no deja de ser “el colmo de la rutina“, ya que una vez establecidos en el nuevo ámbito de pareja,  volvemos a introducirnos en la oxidante rutina, quizás esperando que se vuelva a producir otro efecto palanca.

Sed Felices.

VN:F [1.9.22_1171]
Nos interesa tu votacion
Rating: 4.8/5 (6 votes cast)
Efecto Palanca, el colmo de la rutina, 4.8 out of 5 based on 6 ratings
Artículo relacionado con , , ,

You must be logged in to post a comment.